Promover la salud mental en el trabajo es una obligación

Promover la salud mental en el trabajo es una obligación

Según la OMS, más de 300 millones de personas sufren de depresión, y un 25% de la población mundial sufrirá algún problema mental en algún momento de su vida.  Y, concretamente en España, un estudio de la misma OMS reveló hace poco que la mitad de los problemas de salud mental de los españoles están relacionados con el trabajo.

Con estos datos encima de la mesa, prevenir los problemas de salud mental en el trabajo deben ser una obligación para las empresas.

¿Qué es la salud mental y qué factores causan los problemas?

La OMS define la salud mental como: “Un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Existen muchos factores en la vida de una persona que pueden afectar a su salud mental: relaciones con familia, amigos o pareja, enfermedades, dinero, estrés… Y cada uno de esos factores se relaciona constantemente con los demás, siendo muy difíciles de separar.

Pero, si hablamos de trabajo, algunos factores que pueden influir en la salud mental del trabajador pueden ser: los horarios laborales, el entorno de trabajo, equipo, relaciones con los demás, carga laboral, nivel de responsabilidad, valores de la organización o el propio desarrollo profesional dentro de la compañía.

¿Cómo fomentar la salud mental en el trabajo?

Fomentar la salud mental en el trabajo debe ser una prioridad. Para ello, hay varios mecanismos que podemos activar:

  • Elaborar un informe sobre factores de riesgo: cada empresa es distinta y, por lo tanto, existirán factores de riesgo diferentes para cada una de ellas. Podemos pasar un cuestionario a nuestros trabajadores para tratar de identificarlos. Lo cual será clave para poder modificarlos, el siguiente punto.
  • Modificar los factores de riesgo: una vez hecho el informe y detectado aquellos factores con más riesgo en la compañía para la buena salud mental, es importante tratar de modificarlos lo antes posible. 
  • Sensibilizar en materia de salud mental: promover la buena salud mental en el trabajo empieza por mostrar que realmente es un tema importante para la empresa. Sensibilizar a los empleados a través de charlas o documentos es importante. Organizaciones como la Confederación Salud Mental España realiza anualmente campañas de promoción de diferentes temas relacionados con la salud mental.
  • Crear protocolos de emergencia: es importante tener protocolos para momentos de crisis. Este manual realizado conjuntamente entre la comisión de salud mental del colegio de psicólogos de la provincia de Córdoba y el Observatorio de Salud Mental y Derechos Humanos de Córdoba puede ser de mucha utilidad en esos casos.
  • Facilitar un punto de atención de salud mental: especialmente en compañías grandes, es clave tener un punto de atención de salud mental al que los trabajadores puedan dirigirse cuando tienen algún tipo de problema. Este punto debe estar capacitado para poder ofrecer la ayuda pertinente o trasladarla al departamento que se ocupe.

Por último, cada uno de nosotros también somos responsables de nuestra propia salud mental. Es importante que nos cuidemos en el día a día y tratemos de identificar aquello que nos hace estar mal para poder corregirlo en la medida de lo posible.